19 de abril de 2011

Puede pasar el tiempo sin que ni siquiera sea percibido

aun que a veces deseemos que se pare, desesperados a apurar los minutos como si fueran horas, y a dejar que los instantes no terminen

otras deseamos que los minutos se evaporen como segundos, distrayendo nuestros sentidos en banalidades, mientras intentamos huir del tiempo

No es algo nuevo, que más da, sólo estoy dejando pasar el tiempo, para que lleguen las horas que jamás deben terminar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario