28 de abril de 2011

No es que te eche de menos, la infima idea de tenerte cerca me repudia, sinceramente.
Entonces, por que a veces parece que tu ecencia siga clavada en mi, como un clavo, fatigandome y aburriendome, hasta que me aturde, y entonces, es como si resurgieran imagenes pasageras, de forma aleatoria, sin ninguna predilección por ninguna, sin ningún sentido. Algunas son tiernas imagenes de una niña, otras la dureza de alguein que creció y no podia seguir el ritmo de la imadurez.

Querias marcas, así lo dijiste. Me has marcado, si, pero pronto desaparecerá tu estupuda esencia, y mi vaga idea de ti. Serás un objeto despreciable en mi mente, y me alegraa entonces recordarte, para saer que cometemos errores, para no repetirlos. Sentiré quizás entonces el desprecio que tu sentias por mi, cuando yo aún era para ti.

19 de abril de 2011

Puede pasar el tiempo sin que ni siquiera sea percibido

aun que a veces deseemos que se pare, desesperados a apurar los minutos como si fueran horas, y a dejar que los instantes no terminen

otras deseamos que los minutos se evaporen como segundos, distrayendo nuestros sentidos en banalidades, mientras intentamos huir del tiempo

No es algo nuevo, que más da, sólo estoy dejando pasar el tiempo, para que lleguen las horas que jamás deben terminar.